Herrero rúnico

Este Herrero Rúnico era el “jinete” del antiguo Yunque de Perdición de los enanos en WFB. Inexplicablemente apareció en el fondo de una caja, sin peana ni por supuesto yunque alguno. Una tarde lo pegué a una peana de 20mm y lo empecé a pintar, sin ningún esquema en mente. Este es el resultado, igual es el punto de partida para una banda de enanos de Mordheim… quien sabe.

Saludos.

Regimiento de Guerreros del caos.

Como escribí aquí hace un tiempo, me he propuesto repintar mi antiguo ejército de Guerreros del Caos de 5ª, y esta es la primera hornada. Un regimiento de 16 guerreros a pie, grupo de mando completo y una bandeja de movimiento “home made”. En cuanto reúna escudos suficientes los equiparé a todos, pero eso lo dejo para más adelante.

La idea es pintar el ejército con un esquema “caos absoluto” y que sea el paladín el que dé el toque de color a los diferentes regimientos, siguiendo la concepción del ejército como el de una horda compuesta por diferentes bandas fieles a un paladín.

Saludos.

PD: Incluyo también una foto de la bandeja de movimiento, hecha 100% con material reciclado gratuito.

Breve historia de las primeras décadas de la revista White Dwarf

En febrero de 1975 el tándem formado por Steve Jackson e Ian Livingstone había creado una revista bimensual llamado Owl and Weasel (Lechuza y Comadreja) de la que se publicaron 25 número antes de que le cambiaran el nombre por White Dwarf.

Primer número de la WD, antes llamada "Owl and Weasel".

En la década de los 80 la revista White Dwarf era reconocida en el sector ya que ayudó a popularizar diversos juegos de rol en el Reino Unido, y además entre sus contenidos era habitual encotrar material para los “3 grandes”: AD&D, RuneQuest y Traveller. Durante un tiempo la revista WD también incluyó meterial para juegos de rol americanos para los cuales tenía licencia de distribución GW en el Reino Unido, lo que llevó a la revista a competir directamente con Imagine, la revista de R. Talsorian Games (TSR), una importante editorial en el mundo de los juegos de rol.

Tal popularidad hizo que toda una generación de escritores relacionados con los juegos de rol pasara en algún momento por las oficinas de la WD a lo largo de la década de los 80. Hablamos de escritores de la talla de Phil Masters o Marcus L. Rowland.

Uno de los aspectos más atractivos de la revista era que incluía pequeños escenarios o mini-juegos, para jugar a la hora de la comida o echar una partida rápida un domingo por la tarde. Estos escenarios poseian reglas propias normalmente pero también se publicaban módulos ambientados en juegos de rol como AD&D, muy aplaudidos por gran parte de los lectores. También durante los años 80 la WD incluía tiras cómicas y/o satíricas relacionadas con el mundo de los juegos de rol, un ejemplo es el famoso Thrudd el Bárbaro.

Thrud el Bárbaro en una portada dibujada por nada más y nada menos que Frank Frazzetta.

A finales de los 80 la revista sufrió un replanteo de sus contenidos y se centro exclusivamente en los productos editados y distribuidos por GW. El último artículo de AD&D apareció en el número 93 de la edición inglesa, siendo en el número 100 de la misma edición cuando se produjo el cambio total sobre contenidos.

A partir del número 100 la revista se desarrolló como un conductor de nuevas reglas e ideas de GW hacia sus lectores, además de anunciar nuevos contenidos como novedades, ofertas y promociones. Adicionalmente se incluían escenarios de batalla, campañas para Warhammer, consejos para hacer conversiones etc…

Actualmente la revista es de tirada mensual y sigue centrada exclusivamente en productos GW.

Grombrindal, el enano blanco.

White Dwarf (Enano Blanco, en inglés) hace referencia a un personaje especial para el ejército de los Enanos de WFB. A lo largo de las ediciones de WFB se han ido pubñicando en la WD una sucesión de reglas de juego para dicho personaje.

Imagen del Enano Blanco. Esta misma imagen salió en la portada del #1 de la edición española de la WD.

Nunca se ha aclarado exactamente quien es el Enano Blanco pero se sospecha que es el espíritu de Snorri Barbablanca, el útlimo rey de los enanos que recibió el respeto de los Elfos. La imagen del Enano Blanco ha salido en numerosas portadas así como en multitud de dibujos a pie de página dentro de la revista. Como curiosidad decir que la imagen que sale en la hoja de personaje del enano en HEROQUEST, es la del Enano Blanco.

Listado de editores de la White Dwarf.

  • Ian Livingstone: Número 1 (junio/julio 1977) – 74 (febrero1986)
  • Ian Marsh: Número 75 (marzo 1986) – 77 (mayo 1986)
  • Paul Cockburn: Número 78 (Junio 1986 – 83 (Noveiembre 1986)

  • Mike Brunton: Número 84 (diciembre 1986) – 93 (septiembre 1987)

  • Sean Masterson: Número 94 (octubre 1987) – 107 (noviembre 1988)

  • Phil Gallagher: Números 109 (enero 1989; no figura editor en el número 108) – 116 (agosto1989)

  • Simon Forrest: Números 117 (septiembre 1989) – 139 (julio 1991)

  • Robin Dews: Números 140 (agosto 1991) – 189 (septiembre1995); tercer editor más longevo en el puesto.

  • Jake Thornton: Números 190 (octubre 1995) – 214 (octubre 1997).

  • Paul Sawyer: Números 215 (diciembre 1997) – 301 (enero 2005).

  • Andy Stewart: Números 302 (Febrero 2005) – 310 (octubre 2005)

  • Guy Haley: Número 311 (noviembre 2005) – 330 (septiembre 2007)

  • Mark Latham: Números 331 (julio 2007) – 365 (mayo 2010)

  • Andrew Kenrick: Números 366 (junio2010) – presente

Traducido y adaptado de: Wikipedia

Saludos.

Príncipe Ungor el depravado.

El príncipe Ungor era el heredero de un caudillo bárbaro en tiempos muy anteriores a Sigmar y la fundación del Imperio. Fue un noble cruel y vanidoso, que se alegraba de la desgracia ajena y tan sólo pensaba en él mismo. Uno de sus mayores temores era la muerte por lo que aún siendo diestro en el combate, nunca pisó un campo de batalla. Tras una vida de excesos y crueldad hacia su pueblo pactó con malignos hechiceros una manera de escapar de la muerte, y tras un siniestro ritual fue sacrificado en contra de su voluntad a oscuros dioses con la promesa de renacer en una vida eterna.

Ungor no renació inmediatamente como le habían prometido, tuvieron que pasar siglos hasta que el gran hechizo de Nagash le despertara, convertido en una parodia de lo que era. Maldiciendo a los hechiceros que le habían engañado se vio sometido por Nagash y luchó junto a sus legiones contra Sigmar. Tras la derrota del Gran Nigromante regresó a su túmulo, cerca del Bosque de Drakwald, desde donde se dedica a atraer a incautos hechiceros con promesas de oscuros conocimientos, para luego asesinarlos en venganza por el engaño del que fue objeto.

Puedes elegir al Príncipe Ungor como paladín de una unidad de esqueletos. Si lo eliges sustituirá al paladín de dicha unidad. No pueden modificarse y/o añadirse equipo ni objetos mágicos.

Puntos: 65

Tipo de unidad: Infantería (único).

Armas: Alabarda maldita.

Armadura: Armadura ligera.

Reglas especiales: No muertos, Arma Funeraria, Odio a los hechiceros.

Alabarda Maldita: Esta alabarda de pesada hoja resplandece con una luz fantasmal, existiendo en el mundo real y espiritual a la vez. Sus cortes hieren por igual la carne y el alma. La alabarda otorga a su portador la regla golpe letal.

Odio a los hechiceros: Ungor recuerda el engaño al que fue sometido por los hechiceros y aún guarda un odio glacial hacia todo el gremio. El príncipe Ungor puede repetir las tiradas para impactar en combate cuerpo a cuerpo si está luchando contra un hechicero.

Heinrich Kemmler, Señor de Nigromantes

Heinrich Kemmler es uno de los personajes más veteranos de WFB. Su primera aparición data de la segunda edición de Warhammer, dentro de la campaña Terror of the Lichemaster, acompañado ya en esas fechas por su inseparable ¿amigo? Krell.

Heinrich Kemmler según Dave Gallagher.

Yo lo descubrí en el libro de ejército para los No Muertos de 4ª y 5ª edición, y siempre me ha parecido un personaje cuanto menos curioso. En un mundo poblado de elfos, dragones, señores del caos y ogros… tenemos a Heinrich Kemmler: un simple humano que se niega a convertirse en nigromante no muerto porque sencillamente gusta de los placeres de la vida y quiere poder seguir paladeando ricos vinos. Su historia no tiene desperdicio:

En la primera década del 2400 Heinrich Kemmler ya era un nigromante poderoso. Decide viajar hacia Nehekara, la tierra de los muertos, donde aún gobiernan los Reyes Funerarios. Su deseo es aprender sus oscuros secretos y luego volver al Viejo Mundo para erigir su propio reino. A su vuelta el 2412  toma como a aprendices a varios nigromantes menores, que luego formarán el Concilio de los Nueve.
Los discípulos de Kemmler se sublevan y durante cuatro años la guerra entre estos dos bandos azota Estalia, finalmente el Concilio de los Nueve es derrotado y huye al norte perseguido por los ejércitos de Heinrich. La batalla que representa la aniquilación del Concilio de los Nueve se desarrolla cerca de Quenelles, en Bretonia. Las legiones de los discípulos de Kemmler son aplastadas y su caudillo, el vampiro necrarca Brachnar, huye a su fortaleza en el bosque de Reikwald, en las tierras del Imperio. Durante dos años Kemmler asedia Bogenhafen, la fortaleza de Brachnar, para en el último momento antes de ser rechazado matar al vampiro en un duelo mágico.
El año 2440 Kemmler se infiltra en el castillo Vermisace, morada de Crovan Señor de Nigromantes, en busca de uno de los Libros de Nagash. Heinrich Kemmler es atrapado y encarcelado en las criptas del castillo por espacio de 5 años. Tras un largo cautiverio Kemmler escapa y derrota al Señor de Nigromantes, usando desde ese momento el título en recuerdo de su gran victoria.

Portada de la Campaña "Terror of the lichemaster" por Ian Miller.

Durante los siguientes años Kemmler azota Tilea, donde incluso algunos nobles tileanos le rinden tributo para evitar su ira. En 2475 vuelve a fijar su objetivo en Bretonia y destruye la ciudad de Breganelle, convirtiendo a la totalidad de sus habitantes en vasallos no muertos. El duque de Carcassone lidera un ejército contra Heinrich Kemmler pero es derrotado y su cadáver, así como los de sus caballeros, clavados en estacas junto a la carretera. El rey de Bretonia Theobald II ofrece una enorme recompensa para el que lidere su ejército contra el Señor de Nigromantes.
En 2478 el rey Theobald II descubre el emplazamiento secreto de la fortaleza de Kemmler y se dirigía hacia allí con un ejército. Se produce un asedio pero la poderosa magia del nigromante rechaza a los bretonianos, que se retiran. El rey jura volver y destruir al Señor de Nigromantes. Un año después el rey moviliza un gran ejército en una guerra abierta contra Heinrich Kemmler, logrando derrotarlo aunque Theobald II encuentra su fin a manos de un tumulario. El Señor de Nigromantes consigue escapar por los pelos escabulléndose por túneles secretos.
A finales de 2480 el vampiro Brachnar, asesinado en 2418 por Kemmler,  vuelve a atacar aprovechando la debilidad del nigromante. Kemmler es emboscado en los bosques de Bretonia, en donde tiene lugar una batalla que dura tres días y que culmina con un duelo épico de hechicería. Heinrich Kemmler vuelve a derrotar al vampiro necrarca pero su mente resulta afectada por el poder desatado. El Señor de Nigromantes queda reducido a un pordiosero loco que vagabundea  por las Montañas Grises, incapaz de recordar su verdadera personalidad.
En 2491 Kemmler es sutilmente guiado por manos invisibles hasta el montículo funerario donde se encuentra enterrado el paladín del caos Krell. Los dioses del caos se manifiestan como los artífices de tal encuentro y le ofrecen un pacto: restaurar su poder y su salud mental a cambio de servidumbre. Kemmler acepta y junto con Krell encabezan una horda de no muertos que penetra en Bretonia. Son detenidos en la Batalla de la Maisontaal debido a la traición de sus aliados Skaven y el valor de las tropas bretonianas, lideradas por Tancred el duque de Quenelles.

Heinrich Kemmler

Tres años después tiene lugar la batalla de Puente de Montfort, donde se vuelven a enfrentar el duque de Quenelles y Kemmler. Tras ser abandonado por su mesnada el duque resulta capturado y asesinado por Krell. El Señor de Nigromantes reanima el cadáver de Tancred y lo envía a presentar sus saludos al sucesor de Theobald II: el rey Feramand.
Al cabo de tres años Kemmler fija su objetivo en el bosque de Athel Loren. Pretende adentrarse y reanimar a los muertos que descansan bajo los túmulos funerarios. Su incursión tiene éxito pero finalmente es rechazado y huye a las Montañas Grises.
En la actualidad Heinrich Kemmler es una amenaza para las tierras comprendidas entre Tilea y el Imperio, impredecible y muy astuto anhela su viejo deseo de erigir un reino de no muertos y ser su soberano.