Las armaduras de los Marines Espaciales del Caos

Después de una serie de entradas sobre las servoarmaduras “leales” se me apareció Tzeencht con cara de pocos amigos (bueno es un decir, la cara le iba cambiando cada segundo…) pidiéndo explicaciones sobre porque ingnoraba a sus “marionetas”.  Ante la amenaza de verme visitado por Nurgle, Slaanesh y Khorne (en macabra parodia del “Fantasma de las navidades pasadas”) he investigado un poco…

¿Barroco yo? ¡Sangre para el dios de la Sangreeeee!

Las servoarmaduras del caos son a efectos de juego idénticas a las de sus contrapartidas imperiales. No obstante se pueden hacer algunas distinciones, la más común es la de dividirlos en dos grandes grupos: TRAIDORES y RENEGADOS. Los traidores se entiende que son las legiones que participaron en la herejía de Horus, mientras que los renegados son aquellos marines que se volvieron contra el imperio en fechas posteriores a la herejía.

En el códex Ángeles de Muerte (publicado en la 2ª ed de WH40K) se dice que una servoarmadura pesa aproximadamente unos 125 kg. Las armaduras de los marines del caos, debido a sus barrocos adornos, suponemos que deben pesar entre un 20% y un 40% más, lo que nos lleva a un peso aproximado de entre 25 kg y 40 kg más. Este peso adicional se puede explicar debido a la costumbre de los marines del caos de decorar de forma barroca ( y a veces macabra) sus armaduras. Los motivos más comunes son tachuelas, cuchillas, cadenas, penachos, crestas, cuernos etc. En este último caso es habitual que las protuberancias óseas sean mutaciones y no objetos decorativos, pero de igual forma el peso añadido es considerable.

Marine de la Legión Alfa.

Otro tipo de adornos son los fetiches y la parafernalia de adoración a los dioses oscuros, trofeos de todo tipo para recordar alguna victoria (cabezas, manos, dedos… etc) o añadidos de carácter más fucnional como planchas de blindaje adicional, cotas de malla, cadenas con garfios, túnicas, tabardos… .

El generador es un objeto característico de la armadura de un marine espacial del caos, sobretodo el sistema de expulsión de gases, que también se puede llamar aliviadero. Los aliviaderos están más separados del cuerpo principal del generador dorsal porque han de expulsar mayor cantidad de calor. Esto es debido a que el generador de los marines espaciales del caos usa una célula energética (una especie de pila atómica) doble, en vez de la simple que usan los marines leales. ¿Porqué usan una célula doble? Probablemente debido a que sus sistemas son más antiguos y los amteriales que componen su armadura son más pesados, aunque a su vez más fáciles de conseguir y fabricar, lo que hace que necesiten más energía para poder usar a armadura a pleno rendimientos. Otra posibilidad es que lo hagan para obtener un “rendimiento extra” y así dopar la armadura con más energía consiguiendo una mayor velocidad o fuerza.

Marine de los Amos de la Noche.

Los marines del caos suelen rapiñar (si, esta es la palabra exacta) piezas de armadura de sus enemigos marines caídos debido a que no disponen de la cadena de suministros de que disponen los leales. Dicha costumbre se da desde la herejía de Horus, cuando ambos bandos tuvieron que hechar mano de armaduras viejas y de despojos del enemigo y de sus caídos para tener armaduras operativas.

Paladín de Slaanesh (no hace falta decirlo).

Los marines del caos mantienen esta costumbre por necesidad y como acto de profanación y de mortificación a sus enemigos. Los traidores buscan ávidamente piezas de la MKVIII para conseguir prestigio entre sus camaradas, ya que esta armadura está destinada a sargentos y oficiales marines leales, y para ellos es el equivalente a derrotar a un paladín del caos rival.

¡En breve la próxima entrada sobre las Legiones Traidoras y las Servoarmaduras del Caos!

Saludos.

La Guardia del Tormento

(pincha en la imagen para ver más grande)

La escuadra que acompaña siempre a Wulfila en las batallas la llamo la “Guardia del Tormento”. Son exterminadores del caos de metal y en su momento “cayeron del cielo” después que un conocido decidiera deshacerse de muchas minaturas de marines del caos.

Han combatido en pocas batallas pues siempre he considerado que Wulfila no aparece en partidas de menos de 3.000 puntos (arrogante el chaval… ¬¬’), pero en general su actuación siempre ha sido buena, tan sólo mencionar que una vez fueron emboscados por una unidad de asalto de los Ultramarines al mando de un capellán. En un desastroso turno de combate cuerpo a cuerpo fueron aniquilados todos y tan solo quedó el Señor de la Guerra Wulfila para hacer frente al capellán y los restos de la escuadra de asalto.

Todo parecía augurar un triste final para el paladín del caos pero contra todo pronóstico eliminó en combate singular al capellán, recibiendo a cambio una herida por parte de los supervivientes de la escuadra. En el segundo turno Wulfila atacó a los marines de asalto matando a dos (eran cuatro originalmente) sin recibir ninguna herida, tras esto se desmoralizaron y huyeron. Como eran marines leales se regruparon para volver a atacar, pero para entonces una escuadra de marines del caos ya había llegado de refuerzo… ya os podeis imaginar el final.

Por eso me gusta pensar que esta escuadra es “la segunda escolta” ya que la primera fue aniquilada en aquella ocasión. Los miembros de la misma los componen los efectivos de la escuadra de marines espaciales del caos que socorrió al Señor de la Guerra, ascendidos tras un ritual de combate en el que lucharon entre ellos hasta la muerte(¡pues tan sólo había 6 armaduras de exterminador!).

Me gustaba mucho el trasfondo del anterior codex marines espaciales del caos para los Elegidos del Caos, así que inventé una breve historia para cada uno y un nombre. Aquí los teneis:

A’hura Mazda, tirano de Oberon, paladín del caos (combibólter-lanzallamas y puño-sierra).

Antes de pertenecer a la Guardia del Tormento A’Hura gobernó el mundo de Oberon, donde esclavizó a sus habitantes en las factorías de armamento. Es un arrogante líder, cruel y vanidoso que no duda en quitar de enmedio a todo aquel que amenaza su posición.

Del’shaad el cruel (cañón segador y arma de energía).

Del’shaad es un antiguo tecnomarine de los Hijos de Horus que dejó a un lado la fe hacia el Omnishiah, obsesionado por la simple destrucción. Toda su atención la absorve su cañón segador, una reliquia de antes de la herejía, que ha sido modificado y mejorado por él mismo.

Selracc el destructor de ídolos (lanzallamas pesado y puño de combate).

Los orígenes de este elegido del caos no están nada claros. Se unió a la Guardia del Tormento después de una incursión en Cadia y apenas habla o expresa alguna cosa. Parece estar interesado sólo en el combate y sus compañeros prefieren no acercarse mucho a él ya que en ocasiones no distingue amigo de enemigo.

Javedd lengua de fuego( combibólter-fusión y arma energía).

Javedd es conocido en multitud de mundos bajo diferentes nombres. Es un maestro de la infiltración, la manipulación de masas y el sabotaje. Su retórica es envidiada por más de un demagogo, y se sabe que con unas pocas palabras puede incitar al caos, la revolución y la traición. Ha iniciado no menos de 7 sublevaciones en mundos imperiales por lo que es buscado enérgicamente por la Inquisición y el oficio asesinorum.

Khorshed el maldito (combibólter y arma energía).

Khorshed es apodado el maldito ya que parece ser que atrae toda la mala suerte de la galaxia. Ha sido impactado docenas de veces por barreras de artillería, cañones de fusión y rifles de plasma. Su armadura se ha fragmentado en pedazos miles de veces y tiene implantes cibernéticos por todo el cuerpo. Tan sólo la voluntad que le insuflan los dioses oscuros hace que pueda caminar y combatir. Los que luchan a su lado tienen presente que los dioses los protegen y atacan con más fiereza si cabe, como si Korshed fuera un ídolo viviente.

Urvaksha piel de serpiente (combibólter y arma energía).

Urvaksha es un lascivo paladín que ansia cosumir almas para su propio sustento. Durante la batalla captura el máximo de víctimas posible para luego arrastrarlos a sus aposentos donde serán torturados hasta extraerles toda la esencia de su alma.Cuanto más poderoso es el guerrero más deliciosa será su esencia, por lo que normalmente se puede ver a Urvaksha combatiendo contra los hérores más poderosos del ejército enemigo.

Comandante de la Legión Negra

(pincha en la foto para ver más grande)

Guardo especial cariño a este comandante de la Legión Negra en armadura de exterminador, fue una de mis primeras conversiones y la verdad es que siempre he estado satisfecho de su resultado. La miniatura base es la de Abaddon a la que se le ha sustituido un brazo por un puño de combate de un exterminador del caos de metal (para que parezca una cuchilla relámpago) y se le ha intercambiado la cabeza por la de un antiguo paladín de los desangradores de Khorne. Destacar que la miniatura tiene esculpido un piercing en la lengua, ¡algo que no observé hasta el momento de pintarla!.

Yo lo llamo el Señor del Tormento Infinito y a lo largo de la historia ha tenido muchos nombres, casi tantos como en batallas ha jugado, pero el título lo ha conservado desde el inicio.

A continuación os describo un poco de trasfondo:

El señor de la guerra Wulfila, más conocido como Señor del Tormento o Supremo Torturador, es un paladín del caos que ha jurado aniquilar a los siervos del falso emperador… un juramentro que se remonta a los tiempos de la herejía de Horus. Como sargento de los Lobos Lunares se destacó en numerosas acciones de combate, siendo recompensado con varias distinciones y cuando la legión cambió su nombre al de los Hijos de Horus Wulfila ya ostentaba el rango de capitán.

Destacado en el navío “Furia Imperecedera” ansiaba hallar más mundos para conquistar en nombre del Emperador, motivo por el cual era regularmente reprendido por sus superiores ya que estos entendían la necesidad de consolidar sus conquistas y rearmarse antes de partir hacia otro mundo. Wulfila tenía un carácter que rozaba el fanatismo y no entendía porqué sus superiores injustamente le sancionaban, ya que él tan sólo reclamaba lo que era propiedad del Emperador.

Y fue en un viaje hacia una cruzada donde los dioses del caos empezaron a susurrar promesas de poder a los oídos del marine espacial. Los diarios de a bordo no especifican mucho, pero basta decir que cuando el navío salió de la disformidad ya era dirigido por Wulfila y sus leales. Todos los demás fueron ejecutados y arrojados al vacío.

Luchó en todas las batallas en las que tomaron parte los Hijos de Horus, y su salvajismo y adoración a los dioses oscuros fue aumentando. Cuando desembarcó al mando de una partida de guerra en Terra ya no era el proporcionado marine espacial de antes, ahora tan solo vivía para la muerte y la destrucción en honor de Horus.

Tras la derrota del traidor bautizó a su navío como el “Tormento Infinito” y se retiró al Ojo del Terror. Desde entonces todas las acciones en las que se ha visto involucrado el Torment Infinito han acabado en un brutal combate a corto alcance, y en los archivos imperiales consta como destruido no menos de tres veces. Aún así se desconoce por cual impío pacto con los dioses oscuros el Tormento Infinito vuelve a surcar las estrellas para conquistar la galaxia…

Próximamente la Guardia del Torturador, los escoltas de Wulfila.