Sobre el Kanijo rebelde…

Empecé en esto de Warhammer a mediados de los 90 y si bien he tenido épocas, me he mantenido más o menos fiel. Supongo que por la edad debería considerarme un “veterano” pero la verdad es que no he librado tantas batallas ni pintado tantas miniaturas como me hubiera gustado.

Mis inicios en los wargames empiezan a mediados de los 90, poco después de entrar en el instituto. Unos colegas jugaban a Warhammer y tras un par de visitas a un punto de venta independiente para ver miniaturas me autonconvencí para hacer un ejército de hombres lagarto. Jugábamos exclusivamente a Warhammer Fantasy y durante aquellos primeros meses cambié bastante de ejército. Después de los Hombres Lagarto vinieron los Elfos Silvanos, luego los Bretonianos, los Enanos del Caos y finalmente los Guerreros del Caos.

Nunca llegué a tener un ejército verdaderamente completo, tan solo un par de personajes y un puñado de miniaturas (Dios bendiga las cajas de plástico monopose) que bastaban para escaramuzas o para las épicas partidas 3 contra 3  en las que se había llegado a ver una coalición de Enanos, No Muertos y Bretonia contra El Imperio, Guerreros del Caos y Altos Elfos.

Pasaron un par de años y de aquel grupo inicial de jugadores quedamos sólo unos pocos que nos embarcamos en algo nuevo y extraño llamado Warhammer 40.000, algo raro y que parecía más propio de “chicos mayores”.  Eran los últimos días de la 2ª edición de WH40K y empecé un ejército de Eldars con el que nunca jugué. Tras esto… un parón de año y medio.

Conocí a otro grupo de chavales que jugaban a Warhammer y decidí coleccionar un ejército de Altos Elfos en WFB y otro de la Guardia Imperial en WH40K, una meta bastante alta para mi economía de la época. Aquellos tiempos fueron los mejores del hobby ya que verdaderamente disfrutamos quedando para pintar, hacer escenografía y por supuesto jugar partidas. El éxito de aquella época también venía motivado por nuestros primeros ingresos ganados mediante trabajos chusqueros, de los que nuestros padres nos decían que debíamos ahorrar el jornal y no malgastarlo en “figuritas”.

Tras “catar” los dos juegos mayoritarios de Games Workshop empezamos a probar con los “Juegos de Especialista”: Blood Bowl y Mordheim principalmente. Todavía se acuerdan en algunos sitios de un equipo de norses más preocupado por repartir mamporros que por anotar touchdowns, o una banda de enanos que pasó sin pena ni gloria por la ciudad de los condenados y cuyo nombre hasta yo he olvidado.

Después de aquella época vino otro parón motivado principalmente por el cierre del punto de venta independiente en el que comprábamos y las chicas otros asuntos que no vienen a cuento.

Actualmente ya no juego porque estoy totalmente desconectado del día a día de GW y sus ediciones de WFB y WH40K (si he de ser riguroso creo que me quedé en la 5ª edición de Fantasy y la 3ª de WH40K), así que me dedico a completar mis ejércitos y a rebuscar por la red miniaturas antiguas.

Ahora que vuelvo a retomar el hobby quiero reflejar mis progresos en este blog, así como compartir ideas, tácticas y como no… frikadas.

Un saludo!
El Kanijo Rebelde

Anuncios

2 comentarios en “Sobre el Kanijo rebelde…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s