Shamán orco en serpiente alada

Tras una inesperada cancelación de la puja máxima me he llevado en una subasta esta magnífica miniatura de MARAUDER, un shamán orco montado en serpiente alada.


Marauder miniatures fué fundada en 1.088 por Aly y Trish Morrison, dos diseñadores y dibujantes de GW, que en lo personal estaban casados.  Decidieron crear una empresa que se encargara de esculpir miniaturas y en la WD 106 de la edición inglesa salío anunciada por primera vez esta marca, separada de GW aunque ellos segúian trabajando para GW (¿cuesta de creer verdad?.

El trabajo de diseño y creación corrió  a cargo de Ally y Trish y un tiempo mas tarde se les unió Colin Dixon en las tareas de diseño. El matrimonio Morrison daba un tratamiento casi integral a su producto, pintando ellos mismos las miniaturas y dibujando las ilustraciones de los estandartes adhesivos (que recuerdos con los estandartes…).

Las miniaturas se fabricaban en las instalaciones de Wargames Foundry y se comercializaban junto a las de Citadel Miniatures (la marca de GW) pero siempre bien diferenciadas en cajas separadas y con la marca bien visible.

Finalmente Marauder Miniatures (al igual que Citadel miniatures) fue absorvida  por GW y sus miniaturas desde entonces se comercializaron bajo el sello de GW.

Ahora a esperar que llegue y buscarle un hueco en la agenda de pintura.

Saludos.

Tyrion, príncipe alto elfo.

Este es mi general alto elfo ” genérico. La miniatura es la del príncipe Tyrion esculpida por Gary Morley hace ya unos años. Para mí es uno de sus mejores trabajos ya que en sí la miniatura es un pequeño diorama en sí misma con el cadáver del elfo oscuro bajo el corcel.

Las alas del casco, tanto las del jinete como las del caballo, las perdí y por eso no están pegadas. Afortunadamente la miniatura no queda mal sin ellas.

Tras pintar esta miniatura con el estilo clásico estoy meditando repintar mi ejército de altos elfos. Esto puede parecer una tarea difícil pero en realidad tan sólo hay un par de unidades pintadas…

Saludos.

PD: voy a contar una “batallita”. Esta mini no me trae buenos recuerdos porque la compré en la liquidación de la tienda donde yo compraba las miniaturas. El dueño tuvo que cerrar porque la tienda no le rendía, y eso que él tenía otro trabajo, y encima GW le ahogaba bastante a la hora de hacer pedidos. Una lástima.

Caballeros del caos

Los caballeros son la élite de los ejércitos de Guerreros del Caos.  Una carga de estos guerreros puede desbandar un regimiento enemigo y si los lidera un paladín del caos, las posibilidades se quintuplican. No obstante ten la seguridad que serán un imán para toda bala de cañón/virote/proyectil mágico/hechizo.
El esquema de pintura es el mismo que para el regimiento de guerreros del caos (que podeis ver aquí), salvo que he añadido pequeños detalles en cobre/dorado para reflejar su estatus de guerreros de élite.
El portaestandarte ha sido conversionado tomando como base la miniatura de un caballero del caos y el mástil de metal que viene en el complemento del grupo de mando. La cabeza de “dragón” es en realidad de un gélido de los elfos oscuros (5ª edición) y las cabezas laterales vienen de una matriz de complementos para el rhino del caos.

Falta el estandarte en papel, espero poder pintar uno en breve y poder mostrarlo.

Para este regimiento he decorado las peanas un poco más. Concretamente tienen piedras, césped electroestático y pequeños matorrales simulados con las cerdas de un pincel viejo.

Saludos.

PD:  en esta entrada también incluyo la foto de la base de movimiento que como siempre, es de material 100% “reciclado”.

Aekold Helbrass, paladín de Tzeencht

Aekold Helbrass, Paladín de Tzeentch, tiene el más extraño de los regalos, el regalo del Caos conocido como Aliento de Vida. Por allí donde pasa Aekold, la hierba verdea y los prados se cubren de flores. Cuando camina por las arenas del desierto o sobre rocas pétreas, la vida florece por doquier a su paso. Los seres vivos que toca crecen con renovado brío y vigor. La madera muerta de puertas y bastones echa raíces en cuanto Aekold la toca. Las criaturas agonizantes recobran la salud sólo con su toque; tan grande es el poder del Aliento de Vida. Su poder es tan indiscriminado como poderoso. Al avanzar, Aekold deja tras de sí una estela de vida nueva, y todo lo que toca queda afectado por su poder. Aunque dar la vida es el regalo de Aekold, él mata a sus oponentes sin la menor piedad o consideración por sus vidas, pues sabe que toda vida no es más que una danza cambiante sin final, dictada por Tzeentch, el Señor del Destino.

Una de las miniaturas con las que más he disfrutado pintando últimamente es la del paladín del caos Aekold Helbrass, comprada antes del verano junto con otros dos infames personajes del caos (de los que hablaré en otro momento). Como la miniatura es ya un clásico he intentado pintarlo con una paleta de colores que recuerde al estilo de finales de los 80 – principios del los 90, sin caer en extravagancias.

Sus últimas reglas oficiales salieron en el suplemento Paladines del Caos, perteneciente a la 5ª edición de WFB. En el blog La Biblioteca del gran nigromante podéis encontrar sus reglas de juego adaptadas para la última edición de Warhammer.

Reglas para Aekold Helbrass.

Saludos.

Escuadrón de motocicletas (Ángeles Sangrientos)

Tengo a mis AS un poco abandonados (¡pero no olvidados!) aún así antes del verano pude acabar esta escuadra de motoristas. Las miniaturas tienen componentes del pack de conversión para la Ravenwing de los Ángeles Oscuros, concretamente el frontal de las motos y varias partes del sargento. Al principio dudaba del resultado pero ahora me gusta mucho como ha quedado la conversión.

La escuadra la forman un sargento veterano con arma de energía, un marine con rifle de fusión y tres motoristas. En un futuro añadiré una motocicleta de ataque para darle más potencia de fuego a la escuadra, pero de momento se quedan así.

Saludos.

Herrero rúnico

Este Herrero Rúnico era el “jinete” del antiguo Yunque de Perdición de los enanos en WFB. Inexplicablemente apareció en el fondo de una caja, sin peana ni por supuesto yunque alguno. Una tarde lo pegué a una peana de 20mm y lo empecé a pintar, sin ningún esquema en mente. Este es el resultado, igual es el punto de partida para una banda de enanos de Mordheim… quien sabe.

Saludos.