Antiguos miembros del Studio inglés GW (Nick Davis)

Hace tiempo que me ha dado por hojear viejas WD y me ha entrado curiosidad por saber que había sido de todos aquellos personajes (en el buen sentido de la palabra) que salían en ella, así como explicar quién eran o qué hacían para que todos aquellos que no vivieron aquella época o no llegaron a conocerlos sepan de ellos.

Nick Davis en 1.998-1.999

El primero de todos es : Nick Davis.

Nick Davis nació en 1973 en Melton Mowbray (Leicestershire, Inglaterra) y su nombre “real” es Nicholas James Davis, pero sólo su madre y su mujer le llaman Nicholas. Por la red solia usar el nick de LMStandUK( Last Man Standing UK, que significa más o menos “el último hombre que queda o aguanta”), que como curiosidad hacía referencia a largas noches de juego online al Quake , en las que nuestro amigo Nick era el último en retirarse (y levantarse por la mañana al día siguiente creo…).

Cuartel general del 95 Regimiento de Rifles de Cadia. El ejército de la GI de Nick Davis.

Su primera experiencia con los juegos de rol fue a los 11 años con el D&D, y no fue hasta los 13 que empezó con WH40K tras comprarse el reglamento, la caja RTB01 y tres rhinos en la tienda de GW en Notthingam (todo por 20 libras). Tal y como él mismo relata empezó jugando en el garaje de su padre usando trozos de madera y otros materiales para crear campos de batalla, en partidas que enfrentaban marines espaciales contra marines espaciales, ¡ya que nadie quería jugar con orkos!.

Más imágenes del 95º de Rifles de Cadia.

En el campo profesional Nick Davis fue uno de los miembros del Studio inglés por más de 12 años, en los cuales se encargó de ampliar y expandir el hobby de GW mediante artículos publicados principalmente en la revista White Dwarf y la página web de GW. Como muchos de los miembros de aquella época Nick jugaba a juegos de mesa, juegos de rol y histórico, y según declara en su página web lleva metido en el “mundillo” más de 20 años.

El ejército de Nick se coleccionó principalmente durante la 2ª edición de WH40K, pero su tamaño es tan basto que aún a día de hoy sería "legal".

Yo le conocí de la mano de una serie de artículos sobre escenografía que se llamaban “Fiebre por la Jungla” en los que trataba de crear elementos para ambientar el continente de Lustria en sus partidas. Me gustaron porque Nick no es un modelista experto (pero si muy apañado) y veía sus proyectos como algo asequible. Entendedme, al ver una miniatura pintada por Mike McVey yo sentía que como mucho podría hacer algo similar a eso, que quedara bien pero no fuera exactamente igual. Los artículos de Nick se acercaban más a la “realidad” del pintor/modelista novel, y además estaban estupendamente relatados con un lenguaje que todos podíamos comprender.

Como se puede observar el ejército se basaba en tropas de Cadia, pero abundaban escuadras de Tallarn, Catachan... etc

Como todo trabajador de GW Nick coleccionaba miniaturas y eran particularmente famosos sus ejércitos de la Guardia Imperial y Hombres Lagarto. Además cuando llegó la tercera edición de WH40K se hizo un ejército de los recién salidos Eldars Oscuros, ¡y se comprometió a pintarlos en 48 horas!.

El ejército de Eldars Oscuros de Nick Davis. Cuando lo coleccionó aún no habían salido los Azotes ¡y se los hizo él mismo!

Desafortunadamente para los aficionados al hobby Nick ya no trabaja en GW desde 2003, tras 13 años como Graphic Designer & Content Creator “abandonó” la compañía. Tras dejar GW ha trabajado como webmaster y sales support, y actualmente trabaja como diseñador gráfico freelance además de ser escritor (desde historias paranormales a cuentos de hadas, según él mismo…)

Nick Davis en la actualidad (por si os lo encotrais por la calle XD)

Puedes ver su página web aquí

Su perfil en Linkedin aquí

Saludos.

Anuncios

Dioramas de Warhammer y un gran deja vú

Ayer estaba curioseando por la red sin ningún proposito en concreto y me topé con unas cuantas imagenes de dioramas “clásicos” de Games Workshop.

Hangar de la GI.
Ataque a un templo de los Hombres Lagarto.
Duelo entre un Príncipe Dragonero Eldar y un capellán Ultramarine.
Una horda de no-muertos es rechazada por los Elfos Silvanos.
Justas en el reino de Bretonia.
Épico combate entre Horus y el Emperador.
La Roca, monasterio-fortaleza de los Ángeles Oscuros.

Y para finalizar este diorama que me ha llamado muchísimo la atención. Es un diorama realizado por Mike McVey (un nombre de peso en el hobby) y me gustaría que os fijáseis en la esquina inferior derecha. Más concretamente en la miniatura de un esqueleto con alabarda y casco alado. ¿No os recuerda al Príncipe Ungor?

Esquina inferior derecha. Un esqueleto que me resulta familiar...

Con esto no pretendo decir que Mike McVey se haya copiado de mí, de hecho probablemente este diorama se construyera mucho antes de que yo comprara mi primera miniatura. Lo increíble es que he usado el mismo esquema de pintura sin proponérmelo, y encima recuerdo usar las pinturas que tenía, es decir que estaba condicionado a una paleta restringida. ¿Cuantas casualidades no?.

Saludos!

Imágenes sacadas del blog de Edgaredh

Comentarios sobre de la batalla de Bar Anur.

Tuleann,primer artillero del lanzavirotes de repetición, escudriñó el valle más allá del pequeño bosque y pudo entrever las grotescas formas de los guerreros del caos, avanzando hacia la torre de Bar Anur. Desde el alba la guarnición se hallaba en formación delante de la torre, dispuestos a repeler el ataque del caos. Contaban con una buena cantidad de arqueros y un formidable lanzavirotes de repetición, pero el veterano artillero sabía que sólo eso no bastaría para detenerlos. El noble Elerion lideraba a los lanceros, los pocos que tenían, y juró luchar hasta el último elfo. Tuleann sabía que cumpliría su juramento.

El viento del norte empezó a soplar y los elfos se protegieron con sus capas. De la espesura salió la patrulla de Ithrim, un grupo de veteranos guerreros sombríos. Se dirigieron a hablar con el noble Elerion y luego tomaron posiciones en el flanco izquierdo de la torre. Pocos segundos después un grito de guerra bárbaro inundó el valle y las fuerzas del caos penetraron el los dominios de la guarnición. La batalla iba a comenzar.

En la anterior entrada publiqué un escenario para hacer una pequeña partida de WFB con el fin de “iniciar” a un no-friki al mundo de los wargames, y de paso reciclar a los jugadores que ya hace más de un lustro que no tiran un dado. Como ya hace tiempo que mi pareja me mira raro cuando pinto miniaturas le dije si quería jugar una partida y para sorpresa mía accedió, por lo que el domingo tarde jugamos el escenario.

En general fue bien y dado que jugamos con las reglas de la 5ª edición de WFB no hubo que consultar mucho el reglamento por lo que la partida fue fluida y bastante amena, durando aproximadamente una hora.

 Ante una persona que nunca ha jugado a wargames, que no sabe que és un alto elfo y que desconoce por completo el mundo de Warhammer tan sólo cabía esperar que este fuera derrotado y humillado. Pues no. El derrotado fui yo (y no me dejé ganar, eh…). Durante tres turnos me azotaron todos los virotes y flechas de los altos elfos, reduciendo el número de mis tropas enormemente. Los bárbaros del caos fueron prácticamente aniquilados por los proyectiles aunque tan sólo 2 bárbaros consiguieron derrotar en combate a 5 sombríos, atrapándolos mientras huían. Los mastines corrieron la misma suerte al caer la mayoría en una afortunada andanada del lanzavirotes, y los supervivientes se estrellaron contra un muro de lanzas en una fútil carga.

Mi mejor baza eran los guerreros del caos equipados con armadura pesada y arma de mano adicional. Los podía haber equipado con escudo para estar mejor protegidos pero entonces su movimiento se habría reducido a 8cm y como se trataba de trabarse en combate cuerpo a cuerpo lo antes posible, decidí asumir las bajas y apostar por más ataques. Como iba diciendo mi mejor unidad eran los guerreros del caos y por eso los hice avanzar a través del bosque para protegerlos de los disparos, aunque eso retrasara la carga un turno.

El plan funcionó y finalmente se trabaron con los lanceros elfos, eliminándolos completamente en dos turnos y con desafío entre mi paladín y el paladín elfo. Una vez aniquilados los lanceros me quedé “vendido” en medio del campo de batalla y una ráfaga de virotes me hizo chequear pánico, no superé la tirada y huí. Entonces dí por perdida la batalla pues tan solo quedaba un turno y mi única unidad estaba huyendo.

La batalla me ha servido para recordar (amargamente) la potencia de fuego de los elfos y su maravillosa HP4, si todos sus turnos de dispara hubieran sido “buenos” creo que la partida podría haber acabado en el turno 3.

La infantería del caos, siempre temible en combate cuerpo a cuerpo, no ha defraudado pero los bárbaros tienen muy poca armadura, cosa que los hace unos objetivos muy apetecibles en la fase de disparo. La mayor pega es que las miniaturas son caras en puntos y si las equipamos con armaduras del caos, escudos etc… los regimientos empiezan a costar demasiado. Creo que es mejor incluir algún hechicero para atacar a distancia y unidades de arpías para acosar las máquinas de guerra que no “blindarse” y aguantar los disparos.


En resumen el resultado ha sido bueno. No creo que haya reclutado un alma más para el hobby pero al menos me ha servido para refrescar las reglas de la 5ª edición y darme un par de ideas sobre cómo organizar mi ejército de Guerreros del Caos.

Con su hacha rebosante de sangre élfica Vashanesh lanzó un aterrador grito de guerra, Los lanceros elfos yacían muertos a los pies de su regimiento y pronto la torre sería suya. En pleno éxtasis los guerreros del caos levantaron sus armas proclamando su devoción a Slaanesh y prometiendo más almas para su lascivo placer. Entonces del cielo empezaron a llover virotes afilados. Rolf y Bjaerse murieron empalados por un único proyectil, mientras que Megreaen cayó con un pivote atravesándole el ojo. El desconcierto se apoderó de los guerreros del caos y antes que Vasanesh pudiera poner orden la retaguardia rompió filas y huyó.

Vasanesh decapitó a un guerrero del caos que pasó huyendo por su lado mientras gritaba de rabia, y segundos después se unió a la desbandada general.

La batalla de Bar Anur

La batalla por Bar Anur.

 La Batalla por Bar Anur fue una pequeña escaramuza que tuvo lugar en el reino de Cothique, durante los primeros momentos de la última gran invasión del caos al Viejo Mundo. La pequeña guarnición de la torre de vigía de Bar Anur se enfrentó a una avanzadilla del basto ejército del caos, encargada de eliminar los centinelas para que así el grueso del ejército invasor no fuera descubierto.

Centinelas de Bar Anur.

La guarnición de Bar Anur estará compuesta por 500 puntos de tropas seleccionadas de la lista de ejército para los Altos Elfos. La única excepción es que tan solo pueden incluir un personaje (comandante, héroe o paladín), que será el capitán de la guarnición y actuará como general (a efectos de chequeos de liderazgo etc). Puede estar equipado con objetos mágicos según las reglas de Warhammer. No se permiten hechiceros.

Invasores del caos.

 La partida invasora del caos estará formada por 500 puntos de tropas seleccionadas de la lista de ejército Reino del Caos (Listas de ejército de Guerreros del Caos). La única excepción es que tan sólo se puede incluir un personaje (comandante, héroes o paladín), que será el caudillo de la partida invasora. Puede estar equipado con objetos mágicos según las reglas de Warhammer. No se permiten hechiceros.

Despliegue.

La batalla se jugará en una mesa de 120cmx80cm. La torre de vigilancia de Bar Anur se representará mediante un elemento de escenografía de diámetro máximo 15 cm. Las tropas del ejército Alto Elfo desplegaran a una distancia máxima de 15 cm de la torre de vigilancia, para representar que han sido sorprendidos por las tropas del caos.

Duración de la batalla.

 La batalla tiene una duración de 5 turnos o hasta que uno de los jugadores se rinda.

Puntos de victoria.

 Los puntos de victoria se calcularán según el reglamento de Warhammer. Si al finalizar el quinto turno las tropas del caos tienen un regimiento no desmoralizado a menos de 30 cm de la torre de Bar Anur ganarán 2PV adicionales. Si por el contrario al finalizar la batalla no hay ninguna unidad no desmoralizada del caos a 30cm o menos de la torre, el ejército alto elfo gana 2PV adicionales.

Ejércitos históricos.

 En este apartado se representan los ejércitos que tomaron parte en esta batalla.

Lista de los Altos Elfos.

  • Elerion, paladín Alto Elfo. Armadura ligera, escudo, lanza y la Espada de Oro Marino.

  • Lanceros de Bar Anur (13). Armadura ligera, escudo y lanza.

  • Arqueros de Bar Anur (10). Arco y arma de mano.

  • Lágrimas de Thalui (Lanzavirotes de repetición.) Arma de mano y armadura ligera.

  • Patrulla de Ithrim (5 Guerreros Sombríos). Arcos, escudos y arma de mano.

Lista de los Guerreros del Caos.

  •  Vasanesh, paladín de Slaanesh. (no tiene la marca de Slaanesh). Armadura del caos y Muchos brazos (regalo del caos).
  • 7 Guerreros del caos. Armadura pesada y arma de mano adicional.

  • 10 Bárbaros del Caos. Escudos y arma de mano.

  • 8 Mastines del Caos.

Skaw el Halconero.

Skaw el halconero, dibujo realizado probablemente por Dave Gallagher.

Skaw es un solitario elfo silvano apodado “el Halconero”. Vive en un nido situado entre las ramas más altas de un pino milenario juntamente con multitud de aves. Los cuentos populares de los Asrai dicen que Skaw puede hablar con las aves y por eso ellas son sus amigas y compañeras. El Halconero evita la compañía de otros elfos pero luchará a su lado si el bosque se encuentra en peligro. Los exploradores elfos silvanos conocen sendas secretas que les llevan al pinar donde habita Skaw, y no dudaran en llamarle para que les acompañe en batalla. Skaw dirige a sus halcones mientras estos vuelan, dándoles ordenes mediante graznidos para que realicen vuelos picados y ataquen. Estos proyectiles vivientes son más mortíferos que las flechas y siempre regresan junto a su señor con la sangre de los enemigos del bosque goteando de sus picos y garras.

Incluyo las reglas para jugar con Skaw en la 8ª edición. Estas reglas han sido extraídas del número 32 de ¡Cargad! Y han sido modificadas por un servidor para, según mi criterio, adecuarse mejor al trasfondo.

Puedes incluir a Skaw el Halconero en un ejército de elfos silvanos, consumiendo una opción de héroe. Nunca podrá ser el general del ejército. No se pueden añadir y/o modificar el equipo de Skaw.

Miniatura de Skaw (descatalogada). Imagen sacada de internet.

Coste: 120 puntos.

Tipo de unidad: Infantería

Equipo: Halcones, Flagelo de Garras. Skaw pertenece a la Estirpe de Cambiantes.

Reglas Especiales:

Estirpe de los cambiantes: Skaw pertenece a la estirpe de los Cambiantes y todas las reglas aplicables a estos se le aplicarán también a Skaw. Modificaciones incluidas en el perfil de atributos.

Halcones: Skaw posee tres halcones seleccionados de entre sus mejores aves de presa. En la fase de disparo elige una unidad o una miniatura individual (no importa si está incluida en una unidad, o puede ser la dotación de una máquina de guerra), que esté a 24” o menos y sobre la que tenga línea de visión. El objetivo recibe 3 impactos de F4.

Flagelo de Garras: Se considera un mangual mágico que además proporciona la regla “Siempre ataca primero”. Si el enemigo también tiene esta regla, se atacará por orden de iniciativa. Si ambos oponentes tienen la misma iniciativa se deberá tirar 1D6 cada turno para resolver quien ataca primero.

Capa de Plumas: Skaw lleva una capa de plumas hechizada por los mejores magos de Athel Loren. Cuando realiza un movimiento de retirada Skaw puede repetir la tirada de dados. Este efecto es solo aplicable cuando Skaw actúe como personaje independiente.

Saludos!